Educar és un risc (2 de 9)

Seguint la sèrie d’articles sobre el llibre “Educar es un riesgo” avui la segona entrega en la que us transcric tres fragments d’una entrevista que apareix en el llibre.

- Usted dice que el problema de la educación coincide con el problema del educador. ¿Esto no pone en segundo plano al educando, reduciendo así la educación a un adoctrinamiento, lo que es típico de cierta forma de conservadurismo?
- Me parece que el problema se resuelve afirmando que debe tratarse de un verdadero educador. El adoctrinamiento se produce cuando alguien hace aprender con violencia, manifiesta o larvada, su modo de concebir, de juzgar y de sentir, prescindiendo de la necesaria discreción en un acontecer que debe consistir en una propuesta para las exigencias que tiene que resolver la persona del educando. Por eso, un verdadero educador, a diferencia del “doctrinario”, pone extrema sensibilidad en atender a las exigencias naturales del educando y a éstas les propone un camino que tendrá que verificar la misma experiencia del muchacho o del niño. Este educador no es conservador, porque su propia naturaleza confía su postura a la seriedad del compromiso del educando y, por tanto, confía algo de sí mismo a la creatividad del otro. Además, un verdadero educador debe ejercitar su atención no sólo en la búsqueda atenta de las exigencias auténticamente naturales del otro, sino también en su sensibilidad al modo en que éstas tienden a tomar forma.

- ¿Quién es hoy día educador? Es decir, ¿quién está capacitado para ofrecer esa hipótesis explicativa de la realidad que usted considera condición esencial para ser educador?
- De forma breve podría decir que el que está comprometido con su propia vida. No con algunos elementos de su vida, como la profesión, la misma familia o la política, sino, repito, quién está comprometido con su vida. Es decir, el que se pone en juego con la sensibilidad hacia el destino y la sensibilidad hacia los valores que deriva de su relación con el destino, en la que se originan y se alimentan los problemas personales. Ésta es la condición fundamental para identificar al educador.
Es educador aquel que busca en primera persona la solución posible a sus exigencias humanas, y verifica si vale o no para ésto su imagen global de la vida. En este sentido, el educador es ante todo alguien capaz de juzgar y de comunicar su propio juicio con sus motivaciones y el modo en que se origina. Sin duda, para el joven pero también para el niño, esto es mucho más importante que la misma capacidad de coherencia moral que tenga el educador.

- ¿Cuál es la mayor responsabilidad que tiene quien se encuentra en una posición de educador o por lo menos teniendo entre las manos instrumentos que inciden en la formación de las personas?
- La responsabilidad de estos dos tipos de personas es idéntica, porque quien tiene entre las manos instrumentos que inciden sobre la formación de las personas o bien es un educador o es un deseducador.
Me parece que la primera connotación de su responsabilidad es la de ser humanamente sinceros con aquellos a quienes deben educar. Su primera responsabilidad es tener sinceridad humana. A mi juicio, el punto que revela una verdadera sinceridad humana no puede ser otro que la discreción y el respeto que se tengan por el esfuerzo de búsqueda que nuestra palabra suscita en el otro, o por el riesgo de la verificación que nuestra comunicación provoca en él, ya sea que semejante sinceridad se reconozca en la persuasión al explicar los motivos o simplemente quede atestiguada en la manera de educar. De otro modo significaría que ese esfuerzo y ese riesgo no han sido tampoco asumidos por el educador. Y entonces, ¿cómo se puede educar si no es sincero consigo mismo y con el otro?

Com els veieu? Potents, oi? 
El primer fragment és valent: tant parlar de l’alumnat, dels recursos, dels canvis socials, de les lleis educatives, fins i tot de la formació del professorat... i tan poc que parlem sobre nosaltres, els professors i mestres, com a persones amb valors i professionals d’una labor vocacional... per què no ens mirem el melic abans de mirar el dels altres? Som sensibles a les necessitats naturals de cadascun dels nostres alumnes? Com són les nostres maneres d’acostar-nos als nostres infants i joves, especialment amb aquells que menys sembla que ens volen i, en canvi, més ens necessiten?
El segon paràgraf és clar: no treballem de mestres o professors... som mestres i professors! I això esdevé una gran diferència! Si som profes fins les 17h, si famílies i alumnes no ens poden contactar a les nits o en cap de setmana, si evitem converses amb el nostre alumnat que no s’ajustin a les nostres matèries... és que hi ha quelcom que no funciona. Diu més de nosaltres, i sovint eduquem més, fora del context de l’aula que dins. I diu més de nosaltres i tindrà una empremta més gran en el nostre alumnat com fem les coses que no quines coses fem.
El tercer paràgraf és dicotòmic: o eduques o deseduques. A cada moment. En cada acció. No hi ha més. Som coherents? Som sincers amb nosaltres mateixos? No podem parlar de convivència als nostres alumnes si les nostres accions no construeixen. No podem parlar d’apreciació als nostres alumnes si ens queixem sovint, per exemple, de les condicions laborals. No podem parlar de responsabilitat als nostres alumnes si nosaltres no complim les nostres pròpies responsabilitats, per exemple, amb l’atenció individualitzada i sensible que cadascun dels nostres alumnes mereix moral i legalment. 
Eduquem o deseduquem. A cada moment. En cada acció. 
Els nostres fets diuen molt més de nosaltres que les nostres paraules. 
Tenim la sort i la responsabilitat de dotar-los de valor afegit.

1 comentaris:

Ricard Masferrer ha dit...

Vulguem o no vulguem som educadors les 24 hores del dia en tot el que fem. Fins i tot, els mestres que no volen també ho són, ja que les seves actituds i els gestos quotidians també influencien d'una manera o altra al seu alumnat.

Publica un comentari a l'entrada