Sobre la construcció de l'èxit i del fracàs escolar


A la Xarxa sempre trobes articles que inclouen reflexions genials, d'aquelles que fan trontollar els teus ciments pràctics. Una de les darreres que he llegit és "La construcción del éxito y del fracaso escolar" de Boris Mir publicat el 17 de juny de 2012. Val la pena que llegiu l'article sencer i els comentaris posteriors.
Alguna de les idees expressades, autèntiques joies per a la reflexió:
  • "En las evaluaciones finales siempre plana el debate sobre la necesidad de aprobar a muchos o a pocos. ¡Qué majadería! La necesidad no está en que aprueben, está en que aprendan."
Em ve a la ment l'acudit de Marina, "He ensenyat al gos a parlar. Però no parla. Jo he dit que l'he ensenyat a parlar, però no he dit que ell n'aprengués".
  • "Nos autoengañamos con las notas, con su falso valor de cambio, cuando en realidad no hay más valor para el aprendizaje obligatorio que su valor de uso: aprendí algo, pues soy más sabio. Ergo más libre."
  • "En efecto, la letra con sangre entra. Si entra poco será por falta de sangre. En eso se basa la educación militar, el gran paradigma histórico de la antipedagogía, una respetable e importante corriente educativa. La belleza, la bondad y la verdad, en cambio, se aprenden con la grandeza y el afecto del maestro, siempre exigente con la tarea, siempre generoso con el alumno."
Vital, cada vegada més, la nostra funció d'acompanyament de l'alumnat.
  • "No he tenido jamás alumnos que "pasaran de todo". Los he tenido desesperados, con dificultades severas de aprendizaje, algunos viviendo a caballo entra la pobreza, la violencia y el desamor. Los he tenido perdidos, violentos contra ellos mismos y contra los demás, encerrados en la jaula de su impotencia. Los he visto esconder, tras la soberbia y el desprecio, tras la agresividad y la falta de respeto, sus debilidades y su desesperación. También he visto un montón de docentes altivos, con argumentos perfectos, para esconder su falta de esperanza y alegría. Incluso encontré algunos que sí que “pasaban de todo”, ocultando su impotencia, su soledad o su falta de profesionalidad.  Alumnos y profesores somos algo simbióticos, así que acaso solemos tener los alumnos que merecemos."
  • "Nosotros enseñamos conscientemente lo que sabemos, e inconscientemente lo que somos". Ángel Ignacio Pérez Gómez
  • "Lo de las notas tiene una misión: documentar el fracaso, sistemáticamente y implacablemente. Pongo un 4 aquí, pongo un 3 allá, pongo un “no presentado” en este trabajo, pongo “un negativo” de clase… y así poniendo, poniendo llego a junio. Y claro, “me sale” que suspende. ¡Olé tus números! ¡Pero la misión imposible es otra! Tras el primer tropiezo -15 de setiembre, a lo sumo – anotar: “primera propuesta alternativa” y luego “nuevo compromiso adquirido” y más tarde “actividad de metacognición” y detrás “primera personalización de las tarea” y otra “nueva conversación pedagógica” y “Otra forma de acreditar lo aprendido” y… “decimocuarta incorporación de propuesta del alumno”… Y así hasta junio."

I acabo amb una genial reflexió dins l'escrit "Els professors... perdonen, castiguen o avaluen?"  del bloc A cegues. 


  • "Amb la idea “bíblica” que els suspesos es poden “perdonar” (i els aprovats “castigar”?) i el concepte “bancari” de l’avaluació que els cursos es passen, o no, si el nombre d’assignatures suspeses és menor o igual a X (i qui decideix quin ha de ser aquest nombre? Per què dues i no una o tres? Això ens porta a un debat ridícul), simplifiquem fins al límit processos globals i complexos com són l’educació, l’aprenentatge o l’avaluació."

0 comentaris:

Publica un comentari a l'entrada