El niño pequeño: conduïm o construïm?

Había una vez un niño que comenzó a ir a la escuela. Una mañana la maestra dijo: “Hoy vamos a hacer un dibujo”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño. Le gustaba mucho dibujar de todo: vacas, trenes, pollos, tigres, leones, barcos. Sacó su caja de lápices y empezó a dibujar, pero la maestra le interrumpió: “¡Esperen! Todavía no he dicho lo que vamos a dibujar. Hoy vamos a dibujar flores”. “¡Qué bien!”, pensó el niño. Le gustaba hacer flores, y comenzó a dibujar algunas muy bellas con sus lápices violetas, naranjas y azules. Pero la maestra intervino de nuevo: “¡Esperen un momento! Yo les enseñaré cómo se dibujan las flores”. Y tomando una tiza, pintó una flor roja con un tallo verde. “Ahora”, añadió la maestra, “pueden comenzar”. El niño miró la flor de la pizarra y la comparó con las que él había pintado. Le gustaban más las suyas, pero guardó silencio. Volteó la hoja y dibujó una flor roja con un tallo verde.

Imatge de dibujosparapintar.org

Otro día la maestra dijo: “¡Hoy vamos a modelar con plastilina!”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño. Le gustaba la plastilina y podía hacer muchas cosas con ella: víboras, hombres de nieve, ratones, carros, camiones. Empezó a estirar y amasar su bola de plastilina. Pero, al momento, la maestra interrumpió: “¡Esperen, aún no es tiempo de comenzar! Vamos a hacer un plato”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño.

Imatge de http://www.mariamatencio.com

Le gustaba modelar platos y empezó a hacerlos de todas formas y tamaños. Entonces la maestra le detuvo de nuevo: “¡Esperen, yo les enseñaré cómo!”. Y les mostró cómo hacer un plato hondo. El pequeño miró el plato que había hecho la maestra, y luego los que él había modelado. Le gustaban más los suyos pero no dijo nada. Sólo modeló otra vez la plastilina e hizo un plato hondo, como la maestra había indicado.

Muy pronto el pequeño aprendió a esperar a que le dijeran qué y cómo debía trabajar, y a hacer cosas iguales a las de la maestra. No volvió a hacer nada por sí solo.

Pasó el tiempo, y el niño y su familia se mudaron a otra ciudad, donde el pequeño tuvo que ir a otra escuela. El primer día de clase, la maestra dijo: “Hoy vamos a hacer un dibujo”. “¡Qué bien!”, pensó el pequeño, y esperó a que la maestra le dijera lo que había que hacer, pero ella no dijo nada. Sólo caminaba por el aula, mirando lo que hacían los niños. Cuando llegó a su lado le preguntó: “¿No quieres hacer un dibujo?”. “Sí”, contestó el pequeño, “pero, ¿qué hay que hacer?”. “Puedes hacer lo que tú quieras”, dijo la maestra. “¿Con cualquier color?”, preguntó él. “¡Con cualquier color!”, le respondió la maestra. “Si todos hicieran el mismo dibujo y usaran los mismos colores, ¡cómo sabría yo lo que hizo cada cuál!”, añadió. El niño no contestó nada, y bajando la cabeza dibujó una flor roja con un tallo verde.

De Helen Buclelin. Vist aquí

2 comentaris:

Anònim ha dit...

La primera paraula que em ve al cap és tristesa. Tristesa per tallar les ales a una creativitat neta i pura. Està clar que dient-los en tot moment el que han de fer tallem les ales als alumnes. Crec que som en un punt on tots hem d'aprendre, els estudiants coses noves i els professors com fer-los-les aprendre. BEA

Manoli Contreras ha dit...

Crec que aquest text és un exemple dels nous temps que es viuen en educació.
Darrerament sento molt a parlar de la "criança natural" i en conseqüència de "L'educació natural" i he de dir que, tot i que estic d'acord en alguns aspectes, m'espanta el que alguns professionals i pares arriben a dir sota aquesta "bandera". No cal que passem d'un extrem a l'altre.
Estic d'acord amb tu, Bea, que no cal dir-los en tot moment què han de fer, però mantinguem l'alerta i no caiem en aquests nous corrents que comencen posant els bebés a dormir sempre amb els pares i acaben deixant que el nen faci el que li sembli esperant la seva evolució natural. Busquem el terme mig.
Estic realment espantada del que vaig sentint en els darrers dos anys i em pregunto com seran aquests pares i aquestes mares (tot i que he d'aclarir que no he sentit cap pare parlar de la criança natural, suposo que per ells el "natural" és que els nens els cuidin les mares) quan els seus fills siguin més grans.
No vull pecar de carca!

Publica un comentari a l'entrada